TEST
AVUI A POL

Pericos con botas

LAURIDSEN, The Big John

lauridsen01.jpg

Solsona dejó el club finalizada la temporada 1977-78. Siempre se rumoreó su pase a un grande y parecía que finalmente el FC Barcelona iba a ser su destino, pero a última hora las impresentables pretensiones de José Luis Núñez frustraron la operación y acabó firmando por el  Valencia CF.

En plena época de rebajas tras los fastos del 75 Aniversario, su marcha anunciaba problemas en el centro del campo. Y así fue. Durante años el RCD Espanyol malvivió en la línea medular. Lucha y sacrificio suplieron a técnica y calidad. Esas fueron las recetas de Irulegui, Miera y finalmente de Maguregui. Pragmatismo. Resultadismo. Tiempos grises. Pan duro. Difícil digestión para quienes nos deleitamos con el caviar de mediados de los 70.

Pero cuando todo lo fías al marcador y este te gira la espalda estás desnudo. Era el caso del Magu cercana la Navidad de 1981. Humillación frente al FC Barcelona en Sarriá (0-4), nueva caída en el viejo Sardinero (2-1) y cornada casera frente al Real Zaragoza en Copa (1-4). Tres derrotas en apenas una semana, el equipo metido en posiciones de descenso y la Real Sociedad de Arconada y compañía llamando a la puerta. Un drama.

Molinos, Carreño, Vilches y Zúñiga son los habituales en la zona ancha. Brega, toda. Calidad, más bien poca. El equipo pide a gritos clarividencia en mediocampo y el club anda buscando refuerzos. El último de ellos, un rubio danés llamado LAURIDSEN (John Mikkelsen Lauridsen - Ribe 2-4-1959) que viene a prueba procedente del Esbjerg. Le pretende el Ipswich Town, vigente campeón de la UEFA, pero quiere jugar en España o Francia.

El centrocampista aterriza en el Prat el lunes 14-12-1981. El RCD Espanyol acaba de vencer a la temida Real Sociedad (2-1) gracias a un zapatazo de Canito a 3 minutos de final. La guillotina estaba a punto de atrapar al Magu, pero el vasco siempre tuvo 7 vidas, como los gatos, y en situaciones comprometidas solía salvar la piel.

En pocas horas Meler y el jugador llegan a un acuerdo total. Todo queda ahora a expensas del técnico. Lo quiere ver. Menudo es el Magu. El miércoles 16 LAURIDSEN se viste de corto. Nervioso y corto de forma, no deslumbra. Pero la toca bien. El Magu dice que bueno, que vale........pero que necesita verlo unos días más para tomar una decisión.

Fernando Goywaerts su representante dice no. Que la decisión debe tomarse ya. Meler tiene un aparte con el Magu: "Ve aquellos señores que hay en la grada. Son del Sevilla CF. Si dice que no, el jugador se irá al Sánchez Pizjuán. Usted mismo" Al final el técnico cede y el danés se convierte en nuevo jugador españolista. Suya será una de las 2 plazas de extranjero, hasta ahora en poder de Custers y Ayfuch. El zaguero paraguayo, en el dique seco tras su lesión en Las Palmas y posterior operación, será quien la libere.

LAURIDSEN debuta en partido oficial el 23-12-1981 en la Romareda. Trámite para una eliminatoria de Copa ya decidida en su primer acto con aquel lapidario (1-4). Buen momento para valorarlo. Juega fácil, está en constante movimiento. No espera el balón. Tiene buena técnica, pero se halla claramente fuera de forma. Cuando Arabi le sustituye a 10 minutos del final, el danés lleva ya tiempo levantando la bandera blanca. Impresión discreta. Magu dice que no hay que tener prisa. Ni su situación ni la del equipo lo aconsejan. Cuanto sabe el Magu.

La premiere en Liga llega el 3-1-1982. Inicio de la segunda vuelta contra el Hércules CF en Sarriá. Partido a cara de perro con un rival de la parte baja. Con el partido embocando la recta final, los alicantinos cazan la contra que andaban esperando y el húngaro Sandor Muller (66') bate a Custers en su desesperada salida (0-1). El Magu mueve ficha. No le queda otra. Primero Fortes por Padilla, luego LAURIDSEN por Zúñiga. Apenas 12 minutos para darse a conocer. No se esconde. Pide el balón.  Muestra desparpajo y personalidad. Pero poco puede hacer.

Su gran momento llega la tarde del 24-1-1982 frente al Real Valladolid. El RCD Espanyol acaba de esbozar una pequeña recuperación tras empatar meritoriamente en La Romareda (2-2) y derrotar en Sarriá al Valencia CF (3-2). Como siempre, el Magu pasó el apuro y parece haber dado con la tecla. El debut de Miguel Angel, recuperado de su cesión al CD Sabadell, y la vuelta de Urbano a la medular tras su lesión, le han dado empaque al equipo.

Pero el técnico no podrá repetir alineación en el viejo Zorrilla. Escalza, indiscutible lateral izquierdo, se lesiona en un entrenamiento. Molinos chico para todo, retrasará su posición, y su hueco en la medular será para LAURIDSEN. Lleva más de un mes entrenando a tope, se halla en buena forma y el Magu cree que ha llegado su momento. No se equivoca.

En Zorrilla el RCD Espanyol vence y convence (2-4). Logra la victoria a domicilio que tanto necesitaba para aligerar su situación y confirma la tendencia al alza que los últimos resultados venían anunciando. Pero sobre todo gana un jugador: LAURIDSEN.

lauridsen02.jpg

24-1-1982 - Liga -   REAL VALLADOLID - RCD ESPANYOL  (2-4)

Lauridsen y Molinos pugnan con el pucelano Pepín. Al fondo contempla la acción Gail  

El danés en su primera actuación como titular en Liga, cuaja un partido sensacional. Manda, dirige, abre el marcador con un buen tiro y sirve en bandeja el (0-2) para el Negro Giménez. Gracias a su liderazgo los españolistas llegan al descanso con un contundente (0-3) que luego será irrecuperable para los locales pese a su esfuerzo de remontada tras el descanso. En 90 minutos LAURIDSEN demuestra que puede ser un jugador interesante para el futuro del RCD Espanyol. Y así fue.

Desde aquella tarde en Pucela será titular en todos y cada uno de los partidos hasta el final de la campaña 1981-82. LAURIDSEN es una bocanada de aire fresco para el fútbol blanquiazul. Pide el balón, se mueve constantemente, juega en corto, en largo, cataliza el juego, descarga de primera. Toda una bendición para el medio campo del RCD Espanyol.

Con apenas 3 meses de militancia españolista, John se doctora en el corazón de todos los aficionados la tarde del 28-3-1982. En el Camp Nou espera un FC Barcelona líder y que descuenta los días que le faltan para alzar el título. Frente a él, un RCD Espanyol que ya solucionó sus problemas. Tranquilo. Sin angustias ni urgencias.

Nada más iniciado el match los blanquiazules se adelantan en el marcador (Urbano 7'). En su segunda llegada al área el propio LAURIDSEN (17') vuelve a acertar (0-2). La tarde acabará en sinfonía blanquiazul (1-3) y con el FC Barcelona envuelto en dudas y preguntándose  ¿Quién es ese rubio? 

lauridsen03.jpg

28-3-1982 - Liga -   FC BARCELONA - RCD ESPANYOL  (1-3)

Bajo la mirada de Marañón, Lauridsen disputa un balón al "Torito" Zuviría

Salvo lesión o sanción LAURIDSEN siempre fue titular indiscutible con el Magu y también con Xabier Azkargorta, su relevo en el banquillo tras el breve período de Milorad Pavic.

Son años dulces para él. Su progresión en el RCD Espanyol no pasa inadvertida y Dinamarca le incluye en la lista de seleccionados para la fase final de la Eurocopa de Naciones Francia 1984. LAURIDSEN no forma parte del once inicial. Difícil hacerse un hueco entre los Lerby, Simonsen, Laudrup, Arnesen, Elkjaer Larsen y compañía. Pero cuando actúa no desentona. El gol que cierra la manita a Yugoslavia en el Stade Gerland de Lyon (5-0), lleva su firma.

Con el técnico de Azpeitia el RCD Espanyol irá gestando un centro del campo muy compensado y de enorme valor. A las cualidades de LAURIDSEN se unen las de Márquez y la capacidad de brega de Zúñiga y Diego Orejuela. Es un RCD Espanyol alegre. Con gusto por el buen fútbol. LAURIDSEN y su eterna sonrisa reflejan muy bien aquel estado de ánimo.

Sin apuros clasificatorios y con la voluntad de crecer a partir del buen fútbol, Azkargorta cimenta las bases del equipo que acabaría heredando Javier Clemente en la campaña 1986-87.

El técnico de Barakaldo, al que Antonio Baró utiliza como fetiche electoral, fue un paso más allá. Con su personalidad y carisma infundió al RCD Espanyol el gen competitivo que no le supo transmitir Azkargorta. Clemente fue el antídoto perfecto para esa especie de aluminosis mental que el club lleva metido en su ADN y que responde al nombre de conformismo.

Con un par de retoques en la plantilla y a partir de la estructura heredada, Clemente encarama al RCD Espanyol en lo alto de la tabla de buenas a primeras. Luego, lejos de bajar el pistón, le mantiene en el grupo cabecero y lo clasifica para el play off final de los 6 mejores junto a Real Madrid, FC Barcelona, Real Zaragoza, RCD Mallorca y Real Sporting de Gijón. Antes incluso de que finalice aquella inacabable campaña se alcanza la merecidísima plaza para la Copa de la UEFA tras derrotar a los maños en Sarriá (2-1).

Clemente no quiere figuras de relumbrón a su alrededor. El es la máxima figura. La verdadera Prima Donna. Casi un presidente en la sombra. LAURIDSEN sigue ejerciendo de abanderado en el centro del campo y en el corazón de la parroquia, pero el técnico, dejándolo en el banquillo en algún que otro partido, ya le da a entender que no es imprescindible. Todo un mensaje que se amplificará con el paso del tiempo.

Temporada 1987-88. Año que se presume duro. Todos conocen ya al RCD Espanyol de Clemente y además hay competición europea. El de Barakaldo aconseja refuerzos. Llegan los vascos Urkiaga y Zubillaga. Comodines para la zaga y mediocampo. La competitividad de Clemente tiene también otra cara. Nunca fue unida al gusto por el fútbol de escuela. Lo importante es defender bien. Luchar. Morder. Si no se elabora, no pasa nada. Y por ahí empieza a abrirse una brecha con cierto tipo de jugadores.

LAURIDSEN y también Márquez son un claro exponente de ese tipo de fútbol del que Clemente más bien reniega. En su libreto encajan mejor centrocampistas del perfil de los Iñaki, Golobart, Zúñiga, Zubillaga y Diego Orejuela. Incansables. Disciplinados. Sin adornos. 

La temporada 1987-88 arranca torcida en la Liga con aquel gol del celtiña Baltazar muy a última hora (0-1) y no acabará de enderezarse nunca. Será un año raro. Una de cal y otra de arena, pero siempre lejos del nivel ofrecido en la campaña anterior. Las emociones fuertes se vivirán en la Copa de la UEFA donde el RCD Espanyol protagoniza una aventura inolvidable.

Cae el Borussia Monchengladbach en primera ronda, luego el AC Milan de Arrigo Sacchi en segunda y más tarde su eterno rival, el Inter. LAURIDSEN será decisivo en la eliminatoria frente a los nerazurri. En San Siro y pese a sentarse de inicio en el banquillo, una vez más, su testarazo en el minuto 80' sirve para empatar un partido (1-1) que los Passarella, Scifo y compañía ya maceraban para la sentencia.

lauridsen04.jpg

25-11-1987 - Copa UEFA -    FC INTERNAZIONALE - RCD ESPANYOL  (1-1)

Lauridsen en el momento de conectar el cabezazo que batirá a Zenga y supondrá la igualada

El rol de LAURIDSEN en la campaña 1987-88 será especialmente significativo. De los 54 partidos oficiales que disputa el RCD Espanyol (Liga, Copa y UEFA), juega en 45......pero tan sólo es titular en 24. La cifra de partidos completos sólo asciende a 17. Está claro que para Clemente deja de ser un elemento capital, para pasar a ser un jugador de complemento.

Pese a no carburar en Liga, el técnico no duda en darle banquillo al danés. Son decisiones que la grada no entiende y empieza a cuestionar. Pero el periplo europeo es una anestesia que todo lo cura. LAURIDSEN, disciplinado y elegante como siempre no genera polémica.

Ya en Cuartos de Final, LAURIDSEN descorcha el partido de ida frente al Vitkovice con un magnífico gol de libre directo. Pero en Ostrava vuelve el ostracismo. Esta vez ni banquillo. Descartado, verá el partido sentado en la grada junto a N'Kono que no actúa por lesión.

Aquella misma noche habla con Clemente. Le comenta que le encantaría renovar pero que, próximo a ser padre, necesita saber cuáles son las intenciones de futuro al respecto de su papel en el equipo. La respuesta de Clemente es irónica: "¿Renovar tú?. Acabo de dar una lista de posibles refuerzos a la directiva. Si me los traen, igual no te necesito". Tras esas palabras, el danés sabe que su tiempo en Sarriá se está acabando.

Sin embargo, este no será el último mal trago. Suplente en los 2 partidos de semifinales ante el FC Brujas y en el de ida de la final frente al Bayer 04 Leverkusen en Sarriá, espera como buen españolista levantar la Copa de la UEFA en el Ulrich Haberland Stadion la tarde del 18-5-1988. Triste ilusión. Como en Ostrava, el técnico le relega a ver el partido desde la grada.

Por si quedaba alguna guinda con que rematar el pastel de las malas artes, Clemente ni le incluye en la convocatoria del partido frente al CD Logroñés. El que cierra la Liga en Sarriá y en el que un empate libra de todo problema a ambos contendientes. Txutxi Aranguren, íntimo de Javi, oficia en el banquillo riojano. Pocos dudan del pacto de no agresión (0-0) como años más tarde confirmaría la incontinencia verbal de Fernando Martorell. ¿Qué más daba quien jugara?. Ni eso le concedió Clemente a LAURIDSEN.

En los prolegómenos del match, toda la plantilla salta al terreno de juego con el club riojano haciendo el pasillo de honor. Aplausos y reconocimiento para el subcampeón de la UEFA. Cuando sobre el césped sólo quedan los 22 protagonistas del match y finaliza la fanfarria, LAURIDSEN se acerca a la zona de Preferencia en la tribuna principal, y junto a los banquillos lanza su camiseta al público en señal de agradecimiento. Triste y lamentable final para quien fuera motor del equipo y ejemplo de profesionalidad durante 7 largas temporadas.

lauridsen05.jpg

22-5-1988 - Liga -   RCD ESPANYOL - CD LOGROÑÉS  (0-0)

Prolegómenos del match. Lauridsen lanza su camiseta a la grada de Sarriá. 

El danés marchó al CD Málaga donde permaneció en activo durante 2 temporadas. Mientras, el RCD Espanyol iniciaba su lenta pero imparable caída iniciada en Leverkusen y con Clemente todavía en el puente de mando.

LAURIDSEN volvió a Sarriá el 5-2-1989 en partido de Copa. Un domingo raro de fútbol. Al RCD Espanyol de Clemente se le ha olvidado ganar. No lo hace desde el 25 de septiembre. Una barbaridad. La grada anda de uñas, pero no olvida al danés a quien dedica una sonora ovación cuando aparece en el campo con la elástica malacitana.

Tras formar con sus compañeros, LAURIDSEN cruza el campo y se fotografía con el once inicial del RCD Espanyol. De los que forman sólo N'Kono, Francis, Diego Orejuela y Zubillaga compartieron vestuario con el danés. Poco importa. Sigue siendo su Espanyol.

Una instantánea improvisada. Vistiendo otra camiseta, pero diciéndonos que su corazón nunca se fue. Otra manera de decirnos adiós.

lauridsen06.jpg

5-2-1989 - Copa -    RCD ESPANYOL - CD MÁLAGA  (1-0)

Lauridsen (con la zamarra del CD Málaga) se fotografía con el equipo del RCD Espanyol.

De pié y de izquierda a derecha: Francis, Ezequiel Castillo, Mandiá, Gay, N'Kono y Diego

Orejuela. En el mismo sentido y agachados: Francis Cabral, Heath, Gabino, Zubillaga y Maestre.

lauridsen07.png

Vídeo dedicat a la fugura de Lauridsen (Canal Youtube Dani Monteserín)

Oriol Pagès

<< Tornar Fer comentari


 08/01/2017 Vicente, el Nuevo Grapas
 03/11/2016 Marcet, arte inteligente
 13/09/2016 &#128249; Ortiz Aquino: buen pie, mala cabeza
 11/05/2016 CUESTA, CON BUEN PIE
 09/03/2016 BORJA, EN BUENAS MANOS
 28/12/2015 URZAIZ, LA TORRE DE TUDELA
 12/11/2015 'PEPÍN', RÁPIDO RÁPIDO
 22/09/2015 PARRA: LA ELEGANCIA NO TIENE EDAD
 12/07/2015 RODILLA, DE VERDUGO A DELFÍN
 13/05/2015 'MINO, MÁTALO'
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6