TEST
AVUI A POL

Pericos con botas

VICENTE, el Nuevo Grapas

vicente01.jpg

Cuando Ricardo Zamora cogió las riendas del primer equipo blanquiazul en la campaña 1955-56 la nómina de porteros era extensísima. MARCEL DOMINGO y SOLER, por este orden, oficiaban de titulares. En la recámara y por si acaso, el sempiterno CROUS. Cedidos por esos campos de Dios hasta 3 guardametas más: JOANET (CD Europa), Ricardo ZAMORA Jr  (CD Málaga) y SANTOS (Sporting Lisboa).

Si algo no necesitaba aquel RCD Espanyol eran arqueros, pero de manera sorprendente la nómina iba a incrementarse cuando 1955 consumía las últimas hojas del calendario. El viernes 30 de Diciembre un joven de 24 años llamado VICENTE (José Vicente Traín - Barcelona 19-12-1931) estampaba su firma por el club de Sarria. Procedente del CF Mollet (3ª División) su fichaje por el club blanquiazul venía precedido de una historia peculiar.

Militando en el club vallesano, el FC Barcelona se interesó por sus servicios. Franz Platko, mítico guardameta azulgrana y entrenador de la primera plantilla aquella campaña 1955-56 fue quien le hizo una prueba en el campo del España Industrial. Convencido de sus cualidades, el húngaro dio el OK a su fichaje. Todo quedaba supeditado al acuerdo económico. Bien mirada, un mero trámite teniendo en cuenta la magnitud del salto. Del CF Mollet al FC Barcelona, ahí es nada.

Pero a veces el mundo del fútbol depara sorpresas inesperadas y las oficinas del Pasaje Méndez Vigo iban a ser testigo de una de ellas. Sin hablarle de condiciones, Enrique Llaudet, por aquel entonces presidente de la Comisión Deportiva, le ofreció al guardameta un contrato de 5 temporadas matizando, eso sí, que le cederían al equipo filial (España Industrial - luego CD Condal).

Cuando VICENTE se interesó por la mensualidad e importe de su ficha, el mandatario azulgrana le respondió: "Cómo los demás". Una vez conocidas las cantidades, el meta las encontró insuficientes. Llaudet, lejos de entablar negociación alguna o de intentar algún tipo de acuerdo se limitó a comentar: "Usted debería pagar para jugar en el FC Barcelona". Punto y final.

Puesto sobre aviso, el RCD Espanyol, que conocía sobradamente las bondades del arquero, entró en escena por medio de Pepe Espada y "Tin" Bosch que venían siguiéndole desde hacía tiempo. Pese a la inflación de porteros la ocasión era única, y fue finalmente Francisco Perelló Picchi quien le propuso un contrato por 3 temporadas. Una ficha anual de 30.000 pesetas y mensualidades de 3.000 fueron suficientes para convencerle.

Con Marcel Domingo y Soler bajo palos, aquel RCD Espanyol 1955-56 navegaba en aguas tranquilas y cerca del furgón cabecero de la Liga. Necesitaba pocos retoques, así que aquel jovenzuelo de grandes manos y enorme planta debería aguardar turno para dejarse ver. Contaba, eso sí, con una gran ayuda. Iba a estar a las órdenes del que un día fuera mejor portero del mundo.

La espera, sin embargo, no fue tan larga como se presumía. Pese a tener muchos inquilinos, cara al futuro se vislumbraban cambios en la portería blanquiazul. Marcel Domingo cumplía su último año de contrato y no estaba dispuesto a renovar ya que tenía apalabrada su vuelta a Francia (Olympique de Marsella). Cansado de esperar su eclosión el club pensaba darle la baja a Crous. Sólo quedaban Soler, los cedidos........y VICENTE. Un portero prometedor que entrenaba a plena satisfacción con el 1er equipo y esperaba su oportunidad. Llegaría el domingo 22-4-1956.

Ese día RCD Espanyol y Deportivo Alavés cerraban en Sarriá la temporada 1955-56. Un mero trámite para los locales tras una campaña plácida, pero todo un papelón para los vitorianos. No les queda otra que vencer si quieren evitar la liguilla de promoción.

Con varios jugadores lesionados y ya con la vista puesta en el inminente torneo de Copa (entonces se disputaba nada más finalizar la Liga), Ricardo Zamora hace probaturas. Guantes para VICENTE y oportunidad en la delantera para el joven GARGALLO (Mariano Gargallo Minguillón).

Pese a las urgencias vascas el match finaliza con un inesperado set en blanco (6-0). Buena parte de lo amplio del score la tiene el inquieto Gargallo que hace diana cuando apenas se han jugado 2 minutos. Escasamente rebasado el primer cuarto de hora Arcas (17') pone el (2-0). El Alavés, con todo perdido, estira líneas y se va hacia arriba. Sólo le vale ganar. Y empieza el descosido. Al descanso el marcador refleja un contundente (4-0). ¿Qué fue del portero debutante?

Por lo abultado del tanteador se podría pensar en un espectador más. Nada más lejos de la realidad. Cuando se conjugan desesperación vitoriana y relajación local se generan no menos 3 de ocasiones francas. Y entonces aparece VICENTE. Seguro. Valiente. Decidido. Maneras de buen portero. El público le aplaude a rabiar. Excelente debut.

Con la Copa a la puerta de la esquina llega la gran decisión: ¿Soler o Vicente?. Ricardo Zamora piensa en clave de futuro. A Soler le conoce. Al joven VICENTE hay que medirlo. Llegó su hora. Él será quien guarde palos en Sarriá frente al Sevilla CF en la ida de los Dieciseisavos de Final la tarde del 6-5-1956.

Igualado al máximo, el partido sólo se resuelve en el minuto 90' y gracias a un gol de Argilés (3-2). Aunque mínima, la ventaja será suficiente para pasar ronda ya que en el viejo Nervión los españolistas aguantan con la portería a cero (0-0). Sin pasar grandes apuros, VICENTE se muestra segurísimo en todas sus intervenciones. Inabordable por alto, destaca sobre todo en el blocaje. Esas enormes manos. No se le escapa una. Cuentas maravillas de él.

Los más viejos del lugar comparan su facilidad para atrapar el balón con la de Pere GIBERT. Predecesor del gran Ricardo Zamora en los albores del club, a GIBERT se le conocía como "El Grapas" por la seguridad con que atenazaba la pelota. VICENTE era ya el "Nuevo Grapas".

No se equivocaron en sus juicios. Aquella Copa de 1956 fue un gran paso al frente en la carrera del guardameta. Se mostró como una gran promesa cara al futuro y sus acertadas actuaciones ayudaron al equipo a alcanzar las semifinales frente al Atlético de Madrid. Aunque vencedores, los colchoneros necesitaron de un desempate para apartar al RCD Espanyol del partido definitivo.

Aquel periplo copero sólo fue el principio de una larga y fructífera trayectoria. VICENTE había llegado para quedarse y durante las 4 temporadas (1956-57 a 1959-60) que permaneció en Sarriá no hubo más portero que él. Los números no dejan lugar a dudas. De los 120 partidos de Liga que comprenden esas campañas sólo dejo de actuar en 12. En ese mismo período de tiempo y en Copa, el cuadro blanquiazul disputó 16 encuentros. Todos los inició VICENTE.

Incluidos los 7 que iban a conducir al cuadro de Ricardo Zamora a la final de 1957 frente al FC Barcelona en Montjuich. Ausente Arcas por sanción, la seguridad del portero y la solvencia defensiva del trío Argilés, Catá y Faura, eran las bazas blanquiazules ante Kubala y compañía. Pero sobraron 11 minutos para que el sueño se prolongara. O que Zariquiegui afinara su ojo en el más que posible fuera de juego de Sampedro en la jugada decisiva. El caso es que las manos de VICENTE no llegaron a tiempo para abortar el célebre desvío de cabeza de Sampedro y Franco, que esperaba en el palco con ganas de que todo aquello acabara, no le dio la Copa a Catá. Se la entregó a Segarra.

vicente02.jpg

 9-6-1957      VALENCIA CF - RCD ESPANYOL   (1-1)

Mestalla - Semifinal vuelta de Copa

Ante la presencia de Argilés y el valencianista Buqué, Vicente atrapa un balón. El RCD Espanyol resistiría la acometida valenciana y lograría el pase a la final de Copa frente al FC Barcelona.

Pese a ser uno de los mejores porteros de la Liga y de ser seleccionado en varias ocasiones, VICENTE jamás fue internacional absoluto por España siendo portero blanquiazul. Carmelo y Ramallets le impidieron subir el escalón definitivo. No fue por falta de méritos.

Con Antonio Barrios como técnico en la campaña 1959-60, VICENTE cuaja una enorme temporada en la que encaja sólo 29 goles en 30 partidos. Se queda a un paso del Trofeo Ricardo Zamora que acaba en poder de Ramallets. El azulgrana, con 24 sobre 27 encuentros le aventaja en el promedio.

vicente03.jpg

15-2-1959      RCD ESPANYOL - ATLÉTICO MADRID   (2-2)

Vicente, siempre segurísimo por alto, atrapa un balón imponiéndose al delantero colchonero y ante la presencia de Argilés 

La aventura del "Nuevo Grapas" como jugador del RCD Espanyol finalizaría aquella misma temporada. En los primeros días de Septiembre de 1960 y poco antes de iniciarse la 1960-61, VICENTE es traspasado al Real Madrid. Es la primera decisión que toma Victoriano Oliveras de La Riva apenas proclamado nuevo presidente del club.

Económicamente, decisión puede que hasta irreprochable. Deportivamente nefasta. Ni Visa ni Joanet ofrecieron garantías bajo palos y no fue hasta la llegada del veterano Carmelo (1964-65) que la meta blanquiazul no volvió a gozar de un guardián con cara y ojos. Por el camino toda una retahíla de inquilinos de medio pelo que nunca logró evitar el crujir de dientes cuando el balón rondaba nuestra portería.

No le fue mal a VICENTE en el Real Madrid. Como el mismo reconocería, ya en su primera campaña cobró más dinero que en sus 4 temporadas en Sarriá. En lo deportivo conquistó tantas Ligas (4) como campañas jugó vestido de blanco. Amén de 1 Copa de España y 3 Trofeos Zamora. También en el club merengue debutó con la selección española. Salir del RCD Espanyol y ser mejor jugador parece que va en un pack. Estas cosas pasaban, pasan y seguirán pasando. Fue el 2-4-1961 frente a Francia. En el jardín de casa. El Santiago Bernabéu.

El 27-5-1964 la final de Copa de Europa perdida en Viena ante el Inter de Helenio Herrera y Luisito Suárez (3-1) puso fin a su aventura blanca. Una mala noche. No sólo para VICENTE. También en el Prater acabaron los días blancos para Alfredo Di Stefano.

Con 32 años al "Nuevo Grapas" le quedaron todavía arrestos para jugar 2 temporadas en el RCD Mallorca y una postrera en el Real Club Deportivo de la Coruña, donde al finalizar la campaña 1966-67 colgó definitivamente los guantes.

La historia, sin embargo, le guardaba un último guiño. El día 26-2-1967 el conjunto herculino visita Sarriá. En su expedición viajan ex españolistas ilustres como Santos, Gatell e Idígoras, el del gol milagroso frente al RCD Mallorca. Para guardar el arco vienen Joanet y VICENTE.

Joanet, el eterno suplente que tuvo que esperar su marcha al Real Madrid para poder debutar en 1ª División con el RCD Espanyol (1960-61) oficia ahora de titular en el cuadro coruñés. Se volvieron las tornas y será él, quien salte al terreno de Sarriá aquella soleada tarde para enfrentar a los Delfines de Kalmar.

El partido no empieza bien para el cuadro gallego. De buenas a primeras el RCD Espanyol acierta con el gol (José María 4'). No acaban ahí las malas noticias. En el minuto 9', el bueno de Joanet se lesiona y debe ser sustituido. Por aquel entonces, sólo el guardameta podía serlo.

Y allí estaba otra vez VICENTE. Con otro escudo pero en el mismo césped que le viera debutar 11 años antes. Se enfunda los guantes y se encamina a la portería de Gol Sur. La misma que le tocó defender en la primera parte de aquel lejano debut frente al Alavés en Abril de 1956. Pese a perder (3-2) el Deportivo de la Coruña se bate con orgullo y VICENTE, más allá de los dos tantos encajados (Marcial y Rodilla), cuaja una notable actuación.

Cuando Soto Montesinos silba el final del match saluda con gratitud los aplausos de una grada que no le olvida. Salvo sorpresas, le queda por jugar lo que tarde Joanet en reponerse de sus molestias (serán 2 partidos). Ya con 35 años y relegado a la suplencia, sabe que aquella será la última vez que pise aquel Sarriá que le viera crecer como gran guardameta.

Sus manos siguen enormes. Su presencia continúa imponente. Pero la mente está más cerca de la retirada que del verde césped y finalizada la temporada 1966-67 VICENTE decide colgar los guantes. El que fuera conocido como el "Nuevo Grapas" pasaba a ser historia.

Si alguna vez deciden elaborar una lista de los mejores porteros de la historia del RCD Espanyol, no se olviden de VICENTE. Cometerían un grave error.

vicente04.jpg

10-4-1960      RCD ESPANYOL - FC BARCELONA   (0-1)

Último partido de Liga de Vicente en Sarría defendiendo la camiseta del RCD Espanyol.

Minuto 81' Gol Norte - Vicente sigue indefenso con la mirada el afortunado desvío de Eulogio Martínez que valdrá el triunfo azulgrana y le asegurará virtualmente el título de Liga en la penúltima jornada del torneo. Al fondo Amaro Dauder.

- Estadísticas -

vicente05.png

Oriol Pagès

<< Tornar Fer comentari


 03/11/2016 Marcet, arte inteligente
 13/09/2016 &#128249; Ortiz Aquino: buen pie, mala cabeza
 11/05/2016 CUESTA, CON BUEN PIE
 09/03/2016 BORJA, EN BUENAS MANOS
 28/12/2015 URZAIZ, LA TORRE DE TUDELA
 12/11/2015 'PEPÍN', RÁPIDO RÁPIDO
 22/09/2015 PARRA: LA ELEGANCIA NO TIENE EDAD
 12/07/2015 RODILLA, DE VERDUGO A DELFÍN
 13/05/2015 'MINO, MÁTALO'
 18/03/2015 GABINO, LETANÍAS PARA UNA ILUSIÓN
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6