AVUI A POL

CARTES AL DIRECTOR

 Per poder publicar una Carta al Director haureu de complir les normes establertes:

  • Haureu de fer-nos arribar els vostres missatges mitjançant un correu electrònic dirigit ainfo@pericosonline.com amb el vostre text annexat en un document de Word o similar.
  • D'acord a l'establert en la Llei Orgànica 15 / 1999 de 13 de desembre, de Protecció de Dades de Caràcter Personal, us informem que les dades recollides seran incloses temporalment en una Base de dades d'ús exclusiu del nostre portal. Les vostres dades no seran en cap cas ni venudes ni cedides a tercers. Els drets d'accés, rectificació, cancel·lació i oposició podreu exercir-los mitjançant correu dirigit a info@pericosonline.com
  • Tots els correus han d'estar signats amb noms i cognoms, i incloure DNI, població de residència i un telèfon de contacte. Tot i això, només publicarem el vostre nom al peu de cada carta. No acceptem nicknames.
  • Us demanem brevetat i concisió en els vostres escrits. 
  • No s'acceptaran cartes que els seus continguts puguin ser considerats difamatoris, vexatoris, insultants, injuriosos o contraris a les lleis, incloent els que constitueixin apologia de la violència en general, o aquells que puguin suposar qualsevol violació dels drets de tercers. No s'admetran, per tant, comentaris amb contingut racista, sexista, homofòbic o que, en general, puguin interpretar-se com un atac discriminatori cap a qualsevol col·lectiu o minoria sobre la base d'aspectes com la nacionalitat, sexe, religió, edat, ideologia o qualsevol tipus de discapacitat física o mental.
  • PericosOnline es reserva el dret a no publicar totes aquelles cartes que no s'ajustin en aquestes condicions.
  • Les cartes no reflecteixen l'opinió de PericosOnline, sinó la dels autors de les cartes, i són ells els únics responsables de les opinions publicades.  
  • PericosOnline, arribat el cas, es reserva també el dret de rèplica. 

ploma.gif  In Quique we (I) trust

El nuevo Espanyol de Mr. Chen decidió confiar su destino a Quique Sánchez Flores. El fichaje del técnico madrileño supuso una inyección de moral para el aficionado y socio perico porque se trataba de un entrenador con caché, con una carrera interesante en diferentes ligas, un tipo educado y correcto. La sensación era aquella de que por fin teníamos un entrenador de verdad, profesional y con una ética de trabajo a prueba de bombas y que, además, suponía apostar por un fútbol más alegre y combinativo, renunciando, por fin, a esquemas más conservadores que el Espanyol había acumulado de la mano de Aguirre, Sergio o Galca.

Antes de empezar el campeonato, de hecho, antes de que comenzara la pretemporada, buena parte del espanyolismo soñaba con dejar atrás los claroscuros de los años anteriores, no solamente en lo económico, sino también en lo deportivo, y empezar a vislumbrar el futuro con algo de esperanza porque estábamos hambrientos de ilusión.

La presencia de Quique en el banquillo, su discurso fluido y didáctico, las incorporaciones de algunos futbolistas que debían aumentar el potencial de la plantilla y una pretemporada más que correcta con victorias sobre algunos conjuntos holandeses y ante el Everton y la buena imagen ofrecida al empatar ante Southampton y Juventus, provocaron que depositáramos en el arranque liguero ciertas expectativas.... pero la liga es otra realidad y las cosas no empezaron como esperábamos.

Aún así, siempre he mantenido mi fe intacta en Quique y seguirá así hasta el final. Puede que algunos crean que ahora es oportunista subirse al carro porque el Espanyol suma 19 puntos, viene de meterle un 3-0 al Leganés y de empatar en el Calderón y parece mirar más hacia arriba que al descenso, acumulando una serie de partidos sin encajar goles, pero no, yo ya era de Quique en el partido loco de Sevilla, cuando perdimos ante el Madrid o durante aquel nefasto partido ante el Celta en casa. Mi fe en Quique seguía siendo fuerte aunque el equipo no desarrollara buen fútbol, aunque nuestra posesión fuera estéril, aunque las ocasiones llegaran a cuentagotas y aunque el equipo fuera algo rácano y la idea futbolística inicial hubiese derivado en algo más prudente.

¿Por qué? Porque creo en Quique, creo en su planteamiento, creo en sus conceptos, creo en su método de trabajo, creo en su bagaje, creo en su discurso, creo en su profesionalidad y creo en su capacidad para rectificar, corregir, mejorar y competir. Y eso es lo que ha hecho, aunque algunos hubieran perdido la paciencia, a pesar de que algunos hayan dicho de él que sus bonitas palabras sólo sirven para cegar a los que no quieren ver; sí, esos que ahora callan, pero que esperan que tropiece el equipo para volver a cargar contra él. Y se hacen llamar pericos.
 
Desconozco el techo del equipo y cuáles son sus aspiraciones reales, que una cosa es lo que uno quisiera y otra distinta lo que la realidad terminará por traer, pero sí tengo claro que el Espanyol ha aprendido a competir, a ser un equipo complicado, que ha cambiado de mentalidad y que va deshaciéndose de los nervios iniciales y de ciertos complejos herencia de un pasado aún reciente. Eso también es mérito de Quique. Los jugadores ven en él un referente y no solamente un entrenador, es algo más, uno de esos tipos con carisma y cierta aura de liderazgo, sin estridencias, sin llamar la atención, pero tiene algo y los jugadores, la directiva y el aficionado cree en él. Necesitábamos a ese alguien.

Y ojo, no estoy diciendo que Quique sea el mejor entrenador del mundo, pero, en mi opinión, sí es el mejor entrenador que el Espanyol podía tener.

La apuesta de Quique es la de lograr que el Espanyol sea un equipo competitivo, sólido e incómodo para el rival. Hemos empezado a recorrer ese camino y no lo digo por la victoria frente al Leganés, ese camino comenzó mucho antes cuando Quique buscó su once, buscó su equilibrio, buscó su fortaleza, buscó sus virtudes y minimizar sus defectos... y claro, el transitar por ese camino no fue radiante, pero sí efectivo. Cierto que costó coger impulso, que el fútbol perdió brillo, que el Espanyol comenzó a mostrarse más cauto... pero es que veníamos de perder puntos importantes en los minutos finales, veníamos de ser uno de los equipos más goleados y veníamos de dar evidentes muestras de debilidad defensiva.

Poco a poco, sin prisas (nunca son buenas consejeras) y aplicando sus conceptos uno detrás de otro, consolidando lo ya aprendido en los entrenamientos, el Espanyol se ha ido atreviendo a más y Quique también. Además, parece haber dado con los 15-16 jugadores que, a la hora de la verdad, forman el núcleo duro del Espanyol y que conforman ese grupo de "elegidos" para que esta temporada miremos de reojo la zona europea.

La zona defensiva es completamente nueva: Diego López está en un momento de forma brutal, David López está creciendo como central y Diego Reyes se encuentra muy cómodo junto a él, Víctor Sánchez demuestra su polivalencia y capacidad de trabajo, y la irrupción de Aarón Martín es una buenísima noticia para un aficionado que sueña con tener muchos canteranos en el primer equipo.

La medular también es prácticamente nueva: Javi Fuego es el hombre de confianza de Quique y su pareja en el pivote la alternan José Manuel Jurado (hombre más de toque y calidad) y Marc Roca (otra perla del filial que ilusiona por su progresión y madurez), Hernán Pérez es de los pocos que repite y su indiscutible intensidad y trabajo tienen recompensa, pero el que de verdad se ha convertido en jugador imprescindible, para mí, es Pablo Piatti. Me alegró mucho su fichaje y me alegra aún más que esté demostrando todas aquellas cualidades que ya mostró en el Almería. No quiero olvidarme de Juan Antonio Reyes, fichaje criticado por aquello del DNI, pero que ha enseñado destellos de calidad, algo de lo que no andamos muy sobrados, inteligencia, veteranía y toque.

Y la delantera es la línea menos renovada, pero parece nueva porque Gerard Moreno está de dulce con el gol y ve recompensado su inmenso trabajo y despliegue físico en la presión, además su ADN es perico y eso también lo valoramos. Al lado tiene a Leo Baptistao, algo lastrado por problemas físicos, pero que es un delantero de muy buen nivel y muy acorde al estilo de Quique. 
 
Junto a los mencionados, hombres como Óscar Duarte, Pape Diop o Felipe Caicedo y quién sabe si Óscar Melendo (bueno, siempre hay que esperar al mercado invernal por aquello de posibles ventas y fichajes) forman ese grueso de jugadores en los que se apoyará el técnico madrileño para afianzar al Espanyol y hacerlo crecer.

Y claro que vendrán jornada aciagas, quizá habrá partidos para olvidar, puede que un día nos endosen un 4-0, pero sí, SÍ en mayúsculas: seguiré creyendo en Quique Sánchez Flores.

Álex de Santiago 

9/12/16 

<< Tornar Fer comentari 1678 | 0 | Imprimir | Enviar


 28/05/2017 'Idiomes'
 22/05/2017 Dubtes!!!
 28/03/2017 'Los promoparches'
 15/03/2017 'La bengala de la infamia'
 02/03/2017 'Seguim discriminats, seguim denunciant-ho'
 11/01/2017 Institucions catralanes, Turisme i el Barça. Sobre l'article de Libertad Digital.
 20/12/2016 Carta oberta a Quique Sánchez Flores. La puta de cabaret.
 12/12/2016 'Insults al miniderbi'
 28/11/2016 'Cantera social'
 21/11/2016 'Bendita mala planificación'
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8
Deportistas