AVUI A POL

Pericos con botas

cartellpericosconbotas1516.png

urzaiz-1.jpg

Rescatado del infierno por el indomable espíritu de Camacho, el RCD Espanyol se queda a las puertas de la Copa de la UEFA en la temporada 1994-95. La de su retorno entre los grandes.

Pese a la frustración final, funcionó el gran lifiting. Pochettino y Herrera para cerrar. Brnovic como guardia de corps del gran Francisco. Para el gol, la velocidad de Lardín y Raducioiu. Aquel era un RCD Espanyol pensado para el contragolpe. Defender, robar y correr. Pero cuando los rivales se cerraban atrás, empezaban los problemas.

Camacho capta el mensaje. Asegurada la base del equipo llega la hora de los retoques. Cristóbal llega para aportar un salto de calidad inalcanzable con Mendiondo. Dinero y Benítez palian la marcha de Roberto Fresnedoso al Calderón. Pero la verdadera necesidad es hallar una alternativa en el juego de ataque. Un delantero para actuar en estático. Un perfil diferente y que aporte soluciones cuando galopar a la contra no sea suficiente. Y más tras la marcha de Lluis González al Mérida CP.

Tras varias especulaciones saltaba a la palestra el nombre de URZÁIZ (Ismael Urzáiz Aranda - Tudela 7-10-1971). Y no puede decirse que su elección supusiera un torrente de alegría en la afición españolista.

Camino de los 24 años, aquel tanque cercano al 1,90 de altura y que otrora fuera gran promesa de la cantera madridista, andaba de cesión en cesión perdido por la España futbolera y sin dar señales de vida.

Nunca llegó a debutar en Liga con el Real Madrid, pero si en Copa de Europa. El galés Toshack le dio unos minutos en el Santiago Bernabéu el 2-10-1990 frente a los daneses del Odense (6-0) en una eliminatoria más que sentenciada. De ahí no pasó la cosa. Butragueño y Hugo Sánchez continuaban siendo una pared infranqueable. Y como para tantos otros, llegó el tiempo de reivindicarse lejos de la Casa Blanca.

Albacete Balompié, Real Club Celta y AD Rayo Vallecano son sus primeros destinos. El de Tudela, internacional en todas las categorías inferiores, pasa prácticamente desapercibido. Su balance goleador en esas 3 cesiones es deprimente: apenas 3 goles en 37 partidos. La 1ª División es otro mundo.

Con la llegada de Valdano al banquillo madridista en la campaña 1994-95  llega su traspaso a la UD Salamanca. En el Helmántico anda Juanma Lillo. Un tipo diferente que acaba de rescatar a los charros de la maldita 2ª B y que ha logrado cohesionar ciudad y equipo en una sola alma.

Lillo tiene una idea. Y sabe venderla. Todos pueden sumar. Y aunque URZÁIZ no es ni mucho menos indiscutible, le hace sentir importante. Le transmite que puede aportar cosas. La temporada resulta memorable para la Unión que acaba logrando el ascenso a 1ª División tras derrotar al Albacete Balompié en una histórica eliminatoria de promoción..........después de perder la ida en El Helmántico (0-2) !!!.

URZÁIZ acaba convertido en el verdadero "Man of the match" del partido de vuelta (0-5). Con mínima ventaja salmantina (0-1) entra en el césped en el minuto 64', anota la diana que fuerza la prórroga en el tiempo de descuento (0-2 en el 95') y luego la que acabaría decantando la eliminatoria (0-3 en el 110'). Aquella noche en el Carlos Belmonte, precisamente el terreno de juego en el que debutara en 1ª División 4 años antes, el de Tudela ponía un punto de inflexión en su carrera como futbolista.

Sólo una semana más tarde, el día 7-7-1995, firma su compromiso como nuevo jugador blanquiazul. Campeón de Liga, tras 4 largos años a rebufo del Dream Team, el Real Madrid piensa en grande y no está por la labor de recuperar a un canterano poco menos que fracasado. Los blanquiazules que llevaban meses en conversaciones con la UD Salamanca, pagan la clausula de rescisión (40 millones de pesetas) y se traen al tudelano.

A URZÁIZ le esperan en el vestuario de Sarriá viejos conocidos de su etapa en la Ciudad Deportiva como Torres Mestre y Toril. Su curriculum no despierta pasiones entre los aficionados, es cierto, pero el tiempo acabará dando la razón a Camacho. Y de qué manera.

La temporada 1995-96 arranca con un duelo especial en Sarriá. Nada más y nada menos que frente a la UD Salamanca de su compadre Lillo. Al galope, el RCD Espanyol se pone (2-0) en un pis pas y gracias a dos dianas de Florin Raducioiu. El partido huele a goleada, pero cuando pasa el huracán y Chemo Del Solar reduce distancias (2-1) todo se complica. La pizarra de Lillo empieza a marcar el compás del match. Tanto, que el técnico de Cieza tiene que echar mano del plan B. En el minuto 65' URZÁIZ entra por Radu. Poco después llega el (3-1). Lleva la firma del tudelano. Su primer gol como perico. Primera victoria de 3 puntos.

La fórmula se repite varias jornadas. Siempre hay unos minutos para URZÁIZ. De momento sólo eso. No puede haber más porqué el RCD Espanyol cuenta las jornadas por victorias en un espectacular inicio liguero que le codea en lo alto de la tabla con el Atlético de Madrid de Radomir Antic.

La tarde del 8-10-1995 es otra fecha importante en la carrera de URZÁIZ. Frenados en el Vicente Calderón (2-1) los blanquiazules esperan recuperar sensaciones en Sarriá ante el Real Sporting de Gijón. Pero no será posible, y a la hora de la verdad el partido acaba resultando todo un rosario de calamidades (0-0), incluido un penalty fallado por Francisco en las postrimerías.

La primera llega pronto. En el minuto 4' un balón largo para la carrera en contraataque lo disputan Raducioiu y Marcelino Elena. En el forceje, Radu cae en mala postura y se fractura el codo izquierdo. Escayola y 2 meses de baja. Nada volverá a ser igual para el rumano. Es la hora de URZÁIZ. De ahí al final de Liga, sólo se perderá en partido. El será el titular y Radu el sorprendente suplente de lujo. Cuando no se halle con molestias, claro está.

URZÁIZ presenta sus credenciales con rapidez. Apenas una semana después el RCD Espanyol arrolla al Sevilla CF en el Sánchez Pizjuán (0-3). Dos de las dianas llevan su firma. Y así hasta 13 en Liga y otras 2 en Copa del Rey.

Algunas tan decisivas como su doblete ante el Mérida CP en Sarriá (3-0) o su célebre hat trick al AD Rayo Vallecano (4-2) cuando camino de la soñada UEFA los rivales se cerraban a cal y canto intentando contrarrestar a los blanquiazules. Camacho tenía razón. Correr daba frutos, pero no siempre era posible. Su plan B funcionó a las mil maravillas.

Ya en la recta final de la temporada URZÁIZ anota 2 goles más para redondear una campaña de ensueño. El primero de la manita al Real Oviedo (5-0) en la Nova Creu Alta para abrir la puerta de Europa, y el del empate final (1-1) en Sarriá ante el FC Barcelona para apear a los azulgrana en su carrera por el título. Aquel gol frente al eterno rival marcado el 15-5-1996 acabaría convirtiéndose en la última diana del tudelano  como jugador blanquiazul.

urzaiz-2.jpg

15-5-1996     RCD ESPANYOL - FC BARCELONA     (1-1)

Bajo la mirada de Busquets y Sergi Barjuán, URZÁIZ regatea a Celades en la portería del Gol Sur de Sarriá.

Como tantas y tantas veces, la alegría dura poco en casa del pobre y a mediados de Julio de 1996, URZÁIZ es traspasado al Athletic Club por la irrechazable cifra de 500 millones de pesetas. Costó 40 un año antes. Económicamente, operación redonda. Deportivamente, no tanto. Su sustituto, el francés Nicolas Ouedec, pese a su indudable calidad no ofreció igual rendimiento.

En su partida URZÁIZ declaraba "Mi estancia en Sarriá ha sido corta pero fundamental en mi carrera y en mi vida".

No le faltaba razón. En San Mamés le esperaban 11 temporadas consecutivas de indiscutible titularidad (de la 1996-97 a la 2006-07) durante las cuales se convirtió en el absoluto referente de la vanguardia rojiblanca y que le acabarían  catapultando a la selección absoluta. En el club vasco llegó a disputar 419 encuentros y acabaría logrando 128 goles. Sobran las palabras.

Perdido y casi olvidado de cesión en cesión, aquella histórica campaña 1995-96 volteó para bien su carrera. Su trampolín fue Sarriá y el público perico bien que se lo agradeció en su retorno con la camiseta bilbaína.

Fue la noche del 19-2-1997. Entrenado por Luis Fernández, el Athletic Club visita Sarrià. Sin Camacho, cesado Carcelén y encomendado a Vicente Miera, poco queda de aquel impetuoso RCD Espanyol de la temporada pasada. Pese a ello, cuando la megafonía anuncia el nombre de URZÁIZ la grada le dedica una sonora ovación. En el minuto 60' el de Tudela logra el definitivo (0-2) que sentencia el match. Apenas lo celebra.

Bilbao y el Athletic Club supusieron su consolidación definitiva, pero fue en Sarriá y con el RCD Espanyol donde empezó a crecer como futbolista en aquella maravillosa temporada 1995-96.

- Estadísticas -

urzaiz-3.png

Oriol Pagès

<< Tornar Fer comentari 9118 | 0 | Imprimir | Enviar


 08/01/2017 Vicente, el Nuevo Grapas
 03/11/2016 Marcet, arte inteligente
 13/09/2016 &#128249; Ortiz Aquino: buen pie, mala cabeza
 11/05/2016 CUESTA, CON BUEN PIE
 09/03/2016 BORJA, EN BUENAS MANOS
 12/11/2015 'PEPÍN', RÁPIDO RÁPIDO
 22/09/2015 PARRA: LA ELEGANCIA NO TIENE EDAD
 12/07/2015 RODILLA, DE VERDUGO A DELFÍN
 13/05/2015 'MINO, MÁTALO'
 18/03/2015 GABINO, LETANÍAS PARA UNA ILUSIÓN
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6