AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

Sigue el viaje a ninguna parte

Por mucho que para unos en el partido de Mendizorroza el Espanyol mereciera más, o que para otros se pagó un gol en contra, obvio cuando pierdes por uno a cero, para servidor de ustedes lo del sábado en Vitoria fue un esperpento. Y que nadie se moleste. O sí. Vamos a ver...

Una. Un equipo al que le cuesta encontrar el camino que lleva al campo contrario a los 40 segundos te fuerza un córner.

Otra. A la salida de ese córner, sin ningún orden, calma ni concierto, cuando no cunde ninguna urgencia, se forma un "totum revolutum" que acaba en gol.

Seguimos. El Espanyol se adueña de la pelota y el campo y empieza a acumular un alto nivel de posesión. Pero en toda la primera parte el portero local sólo pasa por una relativa situación de peligro.

Más. El rival, y perdonen la expresión, se lo empieza a hacer encima y salvo una muy buena ocasión de gol de su capitán, está cada vez más a merced de la suerte que pueda tener el adversario.

Ojo al dato; al término del partido se dice que "con esto ya contábamos..."

Y pregunto, ¿entonces, por qué no se cambia el guion, eso que ahora llaman Plan B?

Segunda parte. Los niveles de posesión de la pelota alcanzan casi el 70 por cien incluso jugando con un hombre menos.

Impotencia total. ¿O no? Ahora ya a la desesperada se pone cerco al portal de Pacheco y éste, ahora sí, salva a su equipo del empate.

Conclusión. En vez de recurrir a la mala suerte podríamos analizar huyendo de tópicos cómo y porqué en 93 minutos el Espanyol no supo enderezar la nave no en el 90 con el remate de Sergio sino con que ese remate e hubiera generado en el minuto 5, o 10, o 15, y haber demostrado así quién es mejor y quiere ganar.

El parón liguero, que suele perjudicar los buenos arreones, esta vez ha de servir para esa autocritica que estoy convencido se hace de puertas adentro. Este Espanyol es un equipo de resultados cortos pero factibles como se demostró ante el Betis, en un partido que alentó las esperanzas de un subidón frenado en Vitoria. Lo malo es que esa cortedad, en cuanto algo se atasca te deja con el culo al aire. No olvidemos que el buen resultado ante el Betis se salvó después del gol con que un pelotazo de Jurado que pudo sentenciarlo todo lo enmendó Pau con un paradón en el ultimo suspiro.

Todo quisque quiere cerrar bien los partidos y no es fácil. El Valencia, que no está donde está por casualidad, pondrá a prueba después del parón la capacidad de reacción de este equipo para jugar no sólo sobando el cuero, sino yendo a por los partidos no según los vaivenes del marcador sino por pura convicción. Mientras tanto seguiremos este viaje a ninguna parte que de momentos nos tiene a siete puntos de la zona roja y a cuatro de la ilusionante zona europea.

Lo dicho, vamos a por soluciones y olvidemos las excusas. Y ya que menciono las excusas, lo que sí es cierto es que la Naturaleza creó unas cuantas cabezas perfectas y, dicen, otras las cubrió de pelo. Pero hay alguna absolutamente rapada que por mucho que busques, dentro no encuentras nada. Pero esto no me alivia el desencanto de Mendizorroza.

M.C.Cánovas


 10/12/2017 Del sabio, el consejo. Astruells, no te irás nunca.
 05/12/2017 El inmediato y necesario viaje del señor Chen
 16/10/2017 Con el culo también vale
 26/09/2017 Derecho a respirar
 12/09/2017 ¿De qué tiene miedo este Espanyol?
 31/08/2017 Un verano muy blanquiazul
 07/08/2017 Pragmático, irónico, mordaz, y para servidor, grande.
 19/07/2017 La cláusula del miedo
 07/07/2017 Dominar la impaciencia
 23/06/2017 El largo y cálido mercato
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 14