AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

Derecho a respirar

Comentaba en los prolegómenos del partido con el Depor, con un muchacho de los de nuevageneración de ordenador más que de pluma o boli, por supuesto, abierto, de muy buen trato y por sus gestos diría que apasionado del fútbol, como debe ser. Gonzalo me parece que me dijo que se llama, comentaba con él, allá en lo alto de la tribuna de prensa de Cornellà-El Prat que ya iba siendo hora de que un domingo el Espanyol ganara con cierta holgura. Y ese día ganó, miren por dónde. Y tanta razón teníamos que al abandonar el Coliseo más de una amistad se me dirigió con la sonrisa por haber ganador pero todavía con sudor en la frente diciéndome, "avui hem patit però una mica menys..." Esa tendencia genética al sufrimiento en el campo es común a casi todas las aficiones, por no decir todas. Pero en el Espanyol, más. Mucho más. 

Igual que días atrás me preguntaba de qué, o a qué tiene miedo este Espanyol que tiene a un técnico con mucho carácter, con muchos conocimientos del fútbol y una plantilla que ha subido un punto el nivel de calidad, hoy veo a un Espanyol que ha superado aquella abulia desesperante del día con el Leganés, o la sensación de conformismo dada en el partido siguiente. Siete de nueve no te los regala nadie tengas quien tengas delante, el equilibrio entre líneas se está logrando y cuando empiezas a acumular puntos en el bolsón la triple suerte de cada partido: ganar, empatar o perder, se hace más llevadera toque la que toque, sin traumas y con un margen para el respiro. Lo que sí creo es que un equipo con capacidad para irse arriba y abrir con claridad el marcador, como ha sucedido recientemente, una vez logrado puede evitar las excesivas concesiones de balón y de terreno al contrario para entrar en esa zona caliente que es la que crea congojas y acorta los respiros. Y como veo al equipo crecer y con posibilidades de seguir enmendando cosas, eso es lo que pido, menos dientes de sierra cuando eres tú quien manda. Y con 8 puntos y más calma, al Bernabéu.

¡Ah, el Bernabéu...! Es la visita que formal, inevitable, puntual, cada año despierta en quienes sistemáticamente nos ignoran esa voz matussera que dice: "A ver qué hacéis el domingo y os podéis traer un punto..." Como en el Camp Nou, ¿no?

Paz y a seguir creciendo. Y a poder ser respirando la grada un poco más hondo antes de que el árbitro los mande a todos a casa.

M.C. Cánovas


 10/12/2017 Del sabio, el consejo. Astruells, no te irás nunca.
 05/12/2017 El inmediato y necesario viaje del señor Chen
 06/11/2017 Sigue el viaje a ninguna parte
 16/10/2017 Con el culo también vale
 12/09/2017 ¿De qué tiene miedo este Espanyol?
 31/08/2017 Un verano muy blanquiazul
 07/08/2017 Pragmático, irónico, mordaz, y para servidor, grande.
 19/07/2017 La cláusula del miedo
 07/07/2017 Dominar la impaciencia
 23/06/2017 El largo y cálido mercato
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 14