AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

Un verano muy blanquiazul

El tiempo de verano empezó para el entorno perico con la lógica ilusión de superar en la próxima Liga el octavo puesto de la anterior. Lógico. El perico escéptico las veía venir con eso, con el escepticismo propio de quien cada año mira con recelo qué se puede cocer ahí dentro. Lógico. Y del perico catastrofista, qué les voy a decir, pensando que lo del otro año fue un bingo y que la suerte no se volverá a repetir. Esto, menos lógico, pero todo lo expuesto, muy muy perico, muy blanquiazul.

Y así cayó la continuidad de jugadores de muy buen rendimiento en la Liga pasada, empezando por uno fundamental como el portero. La cosa pintaba bien y así me fui a mi retiro de verano, a un rincón donde las noticias futboleras tienes que buscártelas, aunque para eso está estar red social que me iba contando. Pero se atascó la cosa. La j. padre cura... Algo muy perico. Y así una necesaria venta que abriría posibles compras, no funcionaba. Y el club no podía comprar. Y el tope salarial no se movía. Y los nervios empezaban a aflorar. Ya la pieza se acabó malvendiendo, sobre todo viendo y abriéndosenos las venas, lo que pagaban por ahí por John Córdoba o Rui Fonte.Y se pedía a Chen aquello de los millones, en el campo.

¿Pero qué millones? ¿Con los que íbamos a fichar a Ibraimovich?

Miren, yo no he visto al señor Chen en mi vida pero no hace falta ser muy conocedor de su persona para saber, por no ser nada nuevo, que si en estos momentos el Espanyol debe 100, Chen no va a tolerar que pase a deber 150 por fichar jugadores y sí a limpiar deuda y obligar al club a empezar a generar beneficios más allá de la chequera. Esto no es popular pero es cierto. Esto es como pasar una autoley concursal particular, sin más juez que tú mismo.

Cuando volví a la realidad de nuestra querida y maltratada ciudad el Espanyol ya había jugado un partido de Liga. No lo vi. Si vi dos días después a un muy buen Real Sociedad, a un Villarreal con aires decadentes y la más cruda realidad: por fin en Cornellà, al Espanyol jugando, después de un valiosísimo empate en Sevilla, quizás el peor partido de la era QSF-, todo muy perico

Escribo estas líneas con el mercado a horas de cerrarse, y ahora sigo denotando un equipo con huecos e incertidumbres, como hace un año, y con incorporaciones que no invitan a pensar que se va a dar ese paso adelante. O sí, pero cambiando radicalmente el chip de la indolencia mostrado en gran parte del partido frente a un flojo rival, los que juegan, y los otros, limpiando definitivamente el club de todo lo que pueda lastrarle con reminiscencias del pasado, más o menos reciente pero que no sirven para nada

Como verán todo lo que ha pasado hasta ahora en este tiempo de verano es muy, muy perico.

Repito, vamos a cambiar de una vez el chip. Quizás entonces no empezaremos otra Liga con agujeros en el equipo. No hablaremos de fichajes ilusionantes sin saber si va a poder ser. Y no haremos el ridículo ante nadie. Y menos el Leganés. Ante la mirada de un señor Chen que me da a mi que empieza a calentar la escoba.

M.C. Cánovas

 


 16/10/2017 Con el culo también vale
 26/09/2017 Derecho a respirar
 12/09/2017 ¿De qué tiene miedo este Espanyol?
 07/08/2017 Pragmático, irónico, mordaz, y para servidor, grande.
 19/07/2017 La cláusula del miedo
 07/07/2017 Dominar la impaciencia
 23/06/2017 El largo y cálido mercato
 24/05/2017 Un proyecto sin cesiones
 30/04/2017 La misma historia
 20/04/2017 El "Jogo Bonito" y la madre que lo parió
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 14