AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

La cláusula del miedo
Yo no culparía a Chen Yansheng por haber blindado en su momento a Felipe Caicedo. Yo, como muchos, veíamos que se ataba a un referente del equipo por su calidad, y porque si alguien lo quería, que pagara. Pero desde que se blindó a Felipao los destellos de su clase, que hasta entonces ya habíamos visto con cuentagotas, se fueron apagando cada vez más. Y acabó la Liga. Y se abrió el mercado. Y Sergio León, que se había revalorizado en Osasuna, tuvo una digna salida hacia Sevilla. O Camacho, de gran aportación en Málaga, fue captado por el fútbol inglés. Y a Deyverson, que se había partido la cara en el Alavés, lo repescó su propietario, el Levante y ha sido vendido creo que al Corinthians, o así, en un de esas operaciones en las que todos ganan algo. Son solo tres ejemplos de tipos que se revalorizaban jugando mientras que con Caicedo pasaba todo lo contrario, se devaluaba semana a semana, y al abrirse el mercado...

¿Indolencia, comodidad, abulia, pocas oportunidades, aunque muy mal aprovechadas...?  Actitud, ya se lo digo yo, cero. La actitud del jugador no ha sido la mejor, y yo me pregunto por qué, no a éste, a todos, no se les plantea parte de sus emolumentos por logros obtenidos, En el Espanyol es fácil la abulia, la actitud indolente si no te sale de dentro esa dignidad que la mayoría sí ha demostrado  por intentar llegar lo más lejos posible.


 Les cuento una muy rápido...


Chus Pereda, internacional, campeón de Europa y siempre jugador de primera línea me contaba un día, tomando café en las inmediaciones de la Plaça Francesc Macià  que cuando lo fichó el Real Madrid le entraba un buen dinerito y quiso comprarse un coche. Por aquellos tiempos si querías un coche tenías que hacer la solicitud, ponerte en lista de espera y tener paciencia hasta que el vehículo salía de fábrica. Así, Pereda acudió al despacho del gerente madridista, hombre de grandísimas influencias, llamado Raimundo Saporta, para pedirle si podía agilizarle los trámites. Pero su respuesta fue tan seca como áspera:
"¿Usted a venido a jugar a fútbol o a pasearse en coche?".


No hizo falta nada más, El buenazo de Chus salió del despacho soltando sapos y culebras.
Pasaron las semanas, acabó la Liga y el campeón fue el Real Madrid. Y a los dos o tres días Pereda fue citado por Saporta en su despacho para decirle...
"Mañana pase por la calle tal número cual y puede recoger el modelo de vehículo que usted quiera...".


Y ustedes dirán ¿no tenia derecho Pereda, o cualquiera, a comprarse un coche cuando le venga en gana? Evidentemente, pero el que te pagaba, y muy bien  por cierto, antepuso los logros al cobro de los beneficios. Esto, hoy, me da a mi que no se suele utilizar mucho...
Lo dicho, igual cuando estas líneas vean la luz la cesión de Caicedo al Girona ya estará cerrada. Tant de bo... Aquí ya lo tenía todo hecho. Su aportación en esta ultima campaña ha sido cero, lo que no creo que haya repercutido en lo que pudiera tener estipulado en contrato. Logros, beneficio... Por tanto, adiós. Y sin miedos.


Porque, eso si, sean cuales sean los acuerdos de la cesión de poderes espero que el Espanyol no haya incluido, o incluya, la Cláusula del  Miedo. ¿Miedo a qué, después de lo visto?

M. C. Cánovas


 07/08/2017 Pragmático, irónico, mordaz, y para servidor, grande.
 07/07/2017 Dominar la impaciencia
 23/06/2017 El largo y cálido mercato
 24/05/2017 Un proyecto sin cesiones
 30/04/2017 La misma historia
 20/04/2017 El "Jogo Bonito" y la madre que lo parió
 10/04/2017 Mujeres
 22/03/2017 Diez jornadas para ilusionar y una cuantas más para madurar
 14/03/2017 Ese eterno salto
 09/03/2017 Lo que puede llegar y lo que se debería quedar
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 14