AVUI A POL

Vaya cañito per Miki Ávila

La hora de los valientes

Ya está aquí el momento de la temporada que todos esperábamos. Hemos llegado con opciones de ir a Europa al mes de marzo-abril, que es cuando uno se la juega. Y además, con cuatro partidos seguidos con rivales directos. Es la hora de los valientes. De querer, de correr, de chutar y de parar. De ir para arriba, olvidando los miedos. Porque no veo ninguna diferencia entre quedar octavos o decimoterceros. Llegados a este punto, dónde ya sabemos lo que puede dar cada jugador, es la hora de los valientes. Ni siquiera de los mejores. Porque es el momento perfecto para que esta plantilla del Espanyol haga un Cárdenas: podemos triunfar, aunque no tengamos mucho talento.

Y el miércoles perdimos la primera oportunidad para ello. Tuvimos coraje y supimos reaccionar empatando los dos goles celtinhas en una primera mitad apasionante. Pero en la segunda, con todo a favor, tendríamos que haber dado un paso al frente. Necesitábamos valientes. Y no como pasó, que al final acabamos jugando la segunda parte con más miedo que Pepa Pig en día de matanza.

Aunque siendo justos, podría llegar a entender ese temor. En la primera vuelta contra el Celta nos pasó algo parecido. Llegamos al minuto 80 con empate a cero, jugando en Cornellà y nos vinimos arriba. Fuimos a por ellos, a por la victoria, sin ningún miramiento, y nos acabamos yendo a casa con 0-2 y con cara de tontos. Pero claro, tampoco se puede ir al ataque sin conocimiento. Las cosas hay que evolucionarlas poco a poco. No se puede pasar de comer mortadela a caviar. O de beber sidra a tirar de Moët & Chandon. O de ser vegetariano a convertirse en Luis Suárez.

También es cierto que no solo necesitamos ese puntito de arrojo y valentía para luchar por Europa. Alguna modificación táctica ayudaría bastante. Gerard está de dulce. Su temporada es increíble y todo lo que remata lleva peligro. Pero se sacrifica demasiado en defensa, para que Caicedo viva como un marqués. El canterano perico debería ser nuestro 9, la referencia, nuestro Tamudo del presente. Su capacidad para presionar, incordiar y robar, nos darían ese plus para ir arriba. Y poder colocar en la media punta un jugador con más calidad para dar el último pase como Reyes o Jurado. Porque la realidad actual es que Caicedo arriba tiene menos movimiento que el Linkedin de Froilán.

Miki Ávila

@AvilaMiki