AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

Fichajes con glamour

Cuando el señor Chen desembarcó en Cornellá-El Prat, el cúmulo de penurias vividas dio paso a una ilusión a veces un tanto desmesurada como absolutamente lógica por ver algo con chispa ahí dentro. Y se dispararon nombres, la mayoría fuera de lugar por los precios desorbitados y a veces absurdos que se pagan por ahí y sobre todo porque en aquellos momentos, y en estos también, reforzar el equipo era muy necesario, pero pagar lo que se debe todavía más. Y no vinieron cracks, algunos que casualmente no juegan en los equipos que sí pagaron por ellos; o quedaron en el olvido, como aquel que se rebajó la ficha a la mitad, o sea que de 14 o 15 millones pasó a conformarse con 7 para seguir en el paraíso europeo del glamour, donde lo transpiras y además te forras, aunque no caiga un título. Todo eso pasó. El Espanyol inició una nueva andadura, superior, aunque discrepen, de lo visto antes, aunque también es verdad que lejos de lo que se pretende. Y así, está a mitad de un camino al final del cual reemprenderá la política de refuezos.

No me pregunten qué puede venir, no lo sé y faltaría más que yo, pobre de mí lo supiera, pero ni me esperaba entonces supercracks ni lo esperaré dentro de cuatro o cinco meses. Sí que me ilusionaría, como a todo quisque, uno o dos nombres que fueran referentes de calidad, de buen fútbol, de guía para tirar para arriba, pero sobre todo lo que pediría es que sean hombres que se ajusten a un estilo, una forma de jugar, un colectivismo que caracterice al equipo, que quien venga encaje, vamos, y para eso no hace falta la etiqueta de crack, sino de jugador de equipo.

Me sale lo que digo porque acabo de leer en un diario deportivo que el pasado verano el Espanyol fue detrás, no se si con más o menos insistencia, de un delantero cuyo recorrido por el fútbol es Mallorca, Recreativo, Alcorcón y Numancia, más o menos. ¡Toma glamour¡ Si el pasado verano alguien se presenta en Cornellà cono ese fichaje para la temporada próxima a comenzar los desperfectos en el estadio aún no estarían totalmente reparad. Ese chico se llama Sergi Enrich, y está tirando de su equipo con goles y con sentido del juego colectivo que lo han colocado mucho más allá del top ten de la Liga. Ha renovado hace poco y si en verano llega el Swansea de turno a por él, su club seguramente lo vendrá o no, pero si lo hace será con pingües beneficios.

No sé dónde tendrá Enrich (por cierto, 27 años) su glamour, pero denme tipos como él. En vez de que se los lleve el Eibar, que me parece a mí que también, eso del glamour a la hora de fichar se lo pasa por...

M.C. Cánovas


 07/08/2017 Pragmático, irónico, mordaz, y para servidor, grande.
 19/07/2017 La cláusula del miedo
 07/07/2017 Dominar la impaciencia
 23/06/2017 El largo y cálido mercato
 24/05/2017 Un proyecto sin cesiones
 30/04/2017 La misma historia
 20/04/2017 El "Jogo Bonito" y la madre que lo parió
 10/04/2017 Mujeres
 22/03/2017 Diez jornadas para ilusionar y una cuantas más para madurar
 14/03/2017 Ese eterno salto
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 14