AVUI A POL

Paintball per Joan Cam

Secuelas del Bernabu

Leía esta semana que el Espanyol perdió ante el Madrid porqué jugó sin intensidad ni actitud. Más allá de ser un partido con un desenlace lógico y esperado, la derrota del Espanyol en el Bernabéu no respondió a una falta de actitud ni de intensidad, algo que, para mi, nunca debería separarse del juego. Porque el juego es un todo indivisible, cuando atacamos también estamos defendiendo y la manera de defender tiene relación a como queremos atacar. Así pues, la poca capacidad para conectarse con balón y los dos goles encajados ante el Madrid fueron eso, cuestión de fútbol. 

Escribía Alberto Egea en The Tactical Room una reflexión muy interesante: "La intensidad no se entiende sin la concentración, pero no se puede estar concentrado sin haber asimilado los principios del modelo de juego que comparte el equipo [...] cada individuo es intenso de acuerdo a su cometido en el campo. Si no ha aprendido a interpretarlo antes, por mucha voluntad que ponga en ese momento, la intensidad será improductiva". No puedes pedir a Jurado que tenga la misma intensidad que Diop. Ni juegan en la misma posición, ni tienen la misma función dentro del campo ni las mismas características. No se trata de correr más o menos. Cada jugador es intenso de acuerdo a su cometido en el campo. 

En el Bernabéu no salió el plan que Quique esperaba. Defensivamente se pudo reducir a uno de los equipos con mayores recursos ofensivos del planeta pero con balón faltaron mimbres para conectar con Reyes y cuidar la transición. Eso sí, este partido puede dejar consecuencias positivas a corto y medio plazo. Volvió Óscar Duarte y su actuación fue muy correcta. El central ‘tico' se mostró muy solvente en la mayoría de acciones donde tubo que intervenir. Potente en disputas aéreas, atento al corte y bien perfilado en las numerosas situaciones de centro-remate del Madrid. Mantenerlo en el eje de la zaga podría mover a David López en el medio, su hábitat natural. Este movimiento puede ser el ‘click' necesario para que el Espanyol empiece a atacar más y mejor.

El David medio centro puede acabar con uno de los déficit mayores de esta plantilla, la creatividad. El jugador con más responsabilidad en el inicio de la jugada. El jugador que tiene capacidad para superar líneas de presión con un pase raso y tenso. El jugador que puede servir a Reyes o Jurado para que decidan siempre cerca del área. En definitiva, el jugador que permite la progresión. Además, a nivel defensivo es una garantía. Una versión mejorada del Espanyol con balón podría pasar por dar continuidad a Óscar Duarte y adelantar a David López, un efecto en cadena que acabaría beneficiando a muchos jugadores de la plantilla.

El partido del Bernabéu puede ser el inicio de un cambio de tendencia en el juego del Espanyol. La variedad de perfiles de esta plantilla es importante y con la recuperación de los lesionados, el futuro inmediato parece más esperanzador que otras temporadas. 

@JoanCami  


 13/03/2017 Gerard Moreno, la metamorfosis de un jugador
 24/01/2017 Del caos a la incertidumbre
 10/11/2016 ¿Fin del romanticismo?
 29/09/2016 Insisto, esto promete
 12/09/2016 Víctor sabe jugar
 05/09/2016 Álvaro Vázquez, ¿2.0?
 15/06/2016 Ens veiem a la tornada, Lluís
 17/05/2016 Marco Asensio, un nou 'trequartista'.
 26/04/2016 Cap a un final immerescut
 10/03/2016 Reinventar -o no- el trivot
1 | 2 | 3 | 4