AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

Exceso de laxitud

La cosa sigue sin arrancar y la actitud de equipo urge un remedio contra la laxitud que padece. Decíamos ayer que el equipo tiene unos jugadores en los que vale la pena asentar un proyecto con cara y ojos, pero también otros que parecen no entender cuáles ha de ser la característica fundamental de este equipo, y que como todo el mundo sabe no es otra que además de intentar jugar buen fútbol, básico sobre todo si tienes los jugadores adecuados, pelear cada minuto de partido como si fuera el último en el que te juegas el resultado. Vamos, que como decía José Antonio Camacho, el Espanyol es un equipo que siempre, siempre, ha de jugar por encima del cien por cien.

Y como cuando se nombra a Camacho aparecen todas las verdades del fútbol pues me aparece una vez más, y no es la primera que la cuento, cuando tras una derrota de las que duelen mucho reunió en su vestuario a los rusos del equipo y les dijo que lo que hasta entonces estaban haciendo lo podían hacer cuatro chavales del Hospitalet, filial perico; que lo entendieran y subieran su aportación o... ya saben. Y la subieron, vaya si la subieron. Hoy el Espanyol juega con hombres de una calidad que no voy a discutir, pero son laxos. Lo siento. Para mi es más grave no reaccionar tras un fallo que cometerlo, y lo digo sólo como ejemplo de la falta de tensión que se denota en este equipo que, ciertamente, está lejos de los lugares peligrosos y relativamente cerca de los más importantes. Pero eso no es suficiente para crear felicidad. Eso, lo que hace es transmitir a la grada esa esa laxitud que se denota en el campo, en vez de una tensión ilusionante por ver como se pelean los tres puntos.

Yo veo en Quique un entrenador con mucho carácter como para quitarle el sueño de las orejas a los que salen al campo sin tensión, con esa laxitud irritante. Y cuidado, porque no son todos y lo sabemos. Creo en su carácter para erradicar ese mal que está encasillando al equipo en la tabla, en los resultados y me temo que en las miras. La actitud global es lamentable después de lo que se ha vivido en los últimos años, una actitud que, insisto, transmite esa laxitud a la grada. Que, destrempa, vamos.

Y venga o no al caso, déjenme decir que Eduardo Berizzo será mejor o peor entrenador, pero los tiene que no caben en la ría de Vigo.

M.C Cánovas


 23/06/2017 El largo y cálido mercato
 24/05/2017 Un proyecto sin cesiones
 30/04/2017 La misma historia
 20/04/2017 El "Jogo Bonito" y la madre que lo parió
 10/04/2017 Mujeres
 22/03/2017 Diez jornadas para ilusionar y una cuantas más para madurar
 14/03/2017 Ese eterno salto
 09/03/2017 Lo que puede llegar y lo que se debería quedar
 01/03/2017 Fichajes con glamour
 21/02/2017 En busca de la salida
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 13
Deportistas