AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

¡¡¡Trata de arrancarlo, Quique!!!

El fútbol español está convulso, como todo el mundo, y creo que especialmente el nuestro, el de casa, el catalán, porque el fútbol catalán, el nuestro, es de todos, aunque a algún cenutrio le suene extraño. Me da como si cuestiones extradeportivas que se están dando en nuestro entorno, crispaciones, cabreos, rabietas, malestar general, quisieran sacudirse con un penalti, un orsay o un mal partido. No sé... pero me preocupa. Porque uno intenta centrarse en eso del juego, en arrancar de una situación que no te gusta, en recuperar el gol o que no te lo hagan, en incorporar a algún muchacho de estos que puede reforzar tus aspiraciones. Vamos que uno ni es político, ni tiene idea, pese a haberlas vivido de todos los colores, y según qué momentos, de una negrura enorme. Pero a lo que quiero ir, que es a que esto arranque. Y cuando digo ésto me refiero, pese a quien le duela, al RCD Espanyol.

Me decía un aficionado de toda la vida en el intermedio del nefasto partido de Copa jugado recientemente: "Manolo, ciclicament hem de fer una jaimitada", temiéndose lo peor, como así fue, recordando aquella noche copera de Sarrià frente a un Villarreal que me parece que aún no estaba ni en Segunda A, o lo de Terrassa, o el Rayo, o el Mirandés... Frente al Alcorcón se dejó escapar la posibilidad de borrar un pésimo derbi que no se supo jugar, ni leer ni despedirlo. Pero todo se podía arreglar ganando al Depor. Y tampoco. Y así empezamos el año anclándonos en aquellas dudas de otro momentos, las que nos llevan a no saber qué Espanyol veremos este domingo, o el otro.

¿Soluciones? Yo las veo en Quique. En sus conocimientos, en su carácter, su genio, malo a veces, supongo, como ha de ser en esto del fútbol. Porque en la plantilla hay lo que hay y no esperen mucho más en lo que queda de Liga. Unos jugadores muy interesantes que pueden cimentar un próximo salto de calidad y otros que ya han dicho todo lo que tenían que decir en Cornellà, y no miro el DNI de nadie. Pero ojo porque este equipo, con todas las carencias que ustedes quieran, no está para quedarse ahí. Y ahí, precisamente ahí, es donde espero y le pido a Quique que lo arranque otra vez. Me preocupa el bloqueo que denoto porque considero que se está para algo más que moverse por zonas de calma. Veo en Quique un tipo con un carácter suficientemente fuerte y duro para evitar antiguas somnolencias y sobre todo que este Espanyol vuelva a ser, como en otros tiempos, un remedio para los males de los demás.

Hace años, Luis Moya le gritaba desesperadamente a Carlos Sainz dentro del coche cuando jugándose ganar el Mundial de Rallies se le encalló a 500 metros de la meta del Rally de Inglaterra aquella ya mítica frase de "¡¡¡Trata de arrancarlo, por Dios!!!. Carlos no pudo. Pero Quique sí que puede desbloquear a este equipo que aún no está a sólo a 500 metros de la meta, una meta que a mi modo de ver supone entrar, o aspirar con fundamente bordear los ocho primeros puestos.

Perdonen que mejor o peor sólo haya hablado de fútbol en estos días en los que el fútbol se utiliza todavía con mayor acritud para otras cuestiones. Para eso, para ensuciarlo más ya están los idoletes, politicastros del despacho o de las ondas o alcaldillos de tres al cuarto.

M. C. Cánovas


 07/08/2017 Pragmático, irónico, mordaz, y para servidor, grande.
 19/07/2017 La cláusula del miedo
 07/07/2017 Dominar la impaciencia
 23/06/2017 El largo y cálido mercato
 24/05/2017 Un proyecto sin cesiones
 30/04/2017 La misma historia
 20/04/2017 El "Jogo Bonito" y la madre que lo parió
 10/04/2017 Mujeres
 22/03/2017 Diez jornadas para ilusionar y una cuantas más para madurar
 14/03/2017 Ese eterno salto
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 14