AVUI A POL

Paintball per Joan Camí

Insisto, esto promete

Contrariamente a lo que la mayoría pueda pensar, hacía tiempo que un inicio del Espanyol no me ilusionaba tanto. Faltan cosas, cierto. Y muchas, seguramente. El partido del Celta es un contratiempo inesperado pero no un batacazo. El Espanyol tiene muy claro el camino y como ejecutarlo.

El balance en la jornada 6 es de 5 puntos y el equipo en puestos de descenso. 9 goles a favor y 14 en contra (6 de ellos en el Sánchez Pizjuán, cabe recordar). Números y verdades absolutas que no se pueden discutir -ni esconder-. Futbolísticamente, la lectura debe ser otra.

Las sensaciones son buenas. Hay acciones individuales que han penalizado al equipo en este inicio de temporada. Errores en ataque y otros tantos en defensa. Eso sí, a nivel colectivo, se ve más trabajado en todas sus líneas. No sufre. Hay criterios de orden, entendimiento y solvencia a la hora de defender. Presión organizada, avanzan y retroceden juntos, coberturas y ayudas si se pierden las marcas, equilibrio entre los delanteros y el bloque defensivo. Solidaridad y sacrificio. El equipo difícilmente se parte. Esta es la base para continuar creciendo. Y estoy seguro que crecerá. ¿Mejorable? Seguro. Pero para esto se necesita tiempo.

Para un equipo que los pronósticos sitúan en la segunda mitad de la tabla, lo más importante es saber defender. Ni centrales con exquisito trato de balón, ni laterales que pisen la línea de fondo ni centrocampistas que con un pase superen dos líneas de presión. La prioridad es saber defender. Y ese es el objetivo con el que trabaja Quique Sánchez Flores a corto plazo. Crecer como bloque, defendiendo bien, ordenado y a partir de ahí, potenciar otros registros. Que los tienes y los podrás tener. Solo así se puede aspirar a estar en la primera mitad de la tabla. Pero para esto se necesita tiempo.

El futbol se puede dividir en fases. Hay cuatro, principalmente. La fase ofensiva, cuando tienes la posesión del balón, la defensiva, cuando lo tiene el rival y tratas de recuperarlo y las transiciones, ofensiva y defensiva, que es el comportamiento del equipo justo después de recuperarlo o perderlo. El buen entrenador es aquel que tiene todas las fases controladas y prepara su equipo para todas ellas. El Espanyol de Quique se encuentra en este proceso. Conocerse, aprender y ejecutar. Darle al equipo buenos conceptos y especificidad a las distintas situaciones del juego en función de los jugadores que tengas. Marc Roca tiene más técnica y visión que Óscar Duarte o David López, verdad? Pues la salida de balón mejor que la haga el canterano. Piatti i Hernán destacan por su velocidad, así que cuando queramos contraatacar vamos a buscarles para que lleguen al final y pongan centros. ¿El rival se no encierra mucho? Balón para Reyes o Jurado para que se inventen un pase que rompa su defensa. Conocer el equipo, optimizarlo i darle calidad. Pero para esto se necesita tiempo.

¿Qué significa jugar bien? Maldita pregunta. Es muy relativo. Quizá jugar bien sea que pase lo que el entrenador espere que pase. O también, dominar todas las fases del juego, enlazarlas y que tengan calidad. Sea lo que sea, como siempre...para todo lo bueno se necesita tiempo.

Porfavor, no se pongan nerviosos, no nos pongamos nerviosos. Este proyecto necesita tiempo.

Joan Camí

@JoanCami   


 07/12/2017 ¿Qué pasa con Sergi Darder?
 24/11/2017 Reflexiones sobre el juego posicional del Espanyol
 10/11/2017 Con David hacia nuevos horizontes
 23/02/2017 Secuelas del Bernabéu
 24/01/2017 Del caos a la incertidumbre
 10/11/2016 ¿Fin del romanticismo?
 12/09/2016 Víctor sabe jugar
 05/09/2016 Álvaro Vázquez, ¿2.0?
 15/06/2016 Ens veiem a la tornada, Lluís
 17/05/2016 Marco Asensio, un nou 'trequartista'.
1 | 2 | 3 | 4