Crónica de una venta anunciada

Carlos Latorre

21/06/2011

Grábense estos datos en la cabeza: la deuda actual es de 140 millones de euros: 29 millones a hacienda a pagar en 9 años, 55 millones del crédito sindicado a amortizar en 24 años y el resto es deuda histórica con otros bancos y acreedores varios. Y ahora hagan números: si pagamos 2,4 millones al año del crédito sindicado (en 24 años), otros 2,4 por los intereses y otros tantos 3,3 anual por la deuda con hacienda, son más de 8 millones anuales a pagar para reducir la deuda total. Osea, que cada año hay que ingresar más de 8 millones como amortización obligatoria.

Ahora se me lo apuntan bien, y cada vez que vendamos o malvendamos a un jugador querido o malquerido de nuestra plantilla, antes de cabrearse con todo lo que se mueve, se repasan fríamente los números y luego se santiguan. Porque el único modelo de subsistencia de éste y de el noventa por ciento de los clubes de primera división es la venta de sus activos (jugadores) o su patrimonio.  O también existe una tercera vía: el jeque de turno.

Sobre nuestro patrimonio decir que es poco más que intocable por experiencias traumáticas ya vividas (y vendidas), y porque gracias a él hemos podido acceder a nuevos créditos y a una ampliación de capital necesaria para obtener liquidez a corto plazo. Nuestra deuda no nos permitía generar más deuda, con el peligro de tener los ingresos de cualquier entrada de dinero de una venta, embargados por la hacienda pública.  Y sobre el jeque potentado que pueda aterrizar con sus petrodólares bajo el sayo, mejor dejarlo como experimentos para clubes ingenuos, porque la suerte de su destino es como la pareja con la que te cases: nunca sabes si te saldrá bien. De momento nosotros nos conformamos con nuestro jeque, que lleva gafas de pasta y es Lleida.  

Hoy se ha conocido un nuevo club que entra en lo que ahora se denomina "ley concursal" (suspensión de pagos).  Al Zaragoza, Deportivo, Betis , Mallorca,  Levante y Hércules, se le ha unido el Rayo Vallecano y pronto se le unirá el Racing de Santander, y es que de los 22 equipos en quiebra declarada de toda Europa, 21 son españoles.

Con todo este panorama, las actuaciones más inmediatas de nuestra querida institución son la de bajar los gastos presupuestarios, y un modelo deportivo claramente definido en darnos estabilididad y rentabilidad.  Estabilidad que nos permita seguir compitiendo sin tener sobresaltos que puedan obligarnos a cometer gastos extras y de urgencia. Y sobre todo rentabilizar las inversiones en jugadores a corto plazo: comprar barato y vender caro.  Comprar a Callejón por 1,5 , venderlo al tercer año por 5 y buscar un sustituto VALIDO por menos de dos. Sacar un chaval de la cantera, a los ocho meses de su debut venderlo por 8 millones y comprar un sustituto VALIDO por la mitad. Comprar un joven uruguayo de 20 años por un millón de euros y ..............Imaginemos, con la política de supervivencia en la que estamos imbuidos, la tentación que puede generar Osvaldo en el área económica, que de una tacada solucionaría los problemas de los próximos tres o cuatro años. El es la clave y la crónica de una venta anunciada. Porque cuando en un tiempo no muy lejano se produzca su traspaso, cojan la libretita de los apuntes contables o vuelvan a hacer un ejercicio del cálculo deudor: son 140 millones de euros: 29 a hacienda a pagar en 9 años, 55 millones del crédito sindicado a amortizar en 24 años y el resto es deuda histórica con otros bancos y acreedores varios... En el nombre del Padre, del hijo, y del Espíritu Santo. 


Si t´ha agradat aquest article i el vols compartir a una de les teves xarxes socials, fes servir aquest botó: Bookmark and Share

Ens pots seguir a iconatwitter.jpg i a  iconafacebook.gif